Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

Propiedades del anís

Un anís con historia

Plaza Castillo Chinchón
Fue en el siglo XI, tras la conquista de Toledo por Alfonso VI y el Cid, cuando los castellanos se asentaron sobre una colina, que cercaron con murallas almenadas, dando origen al poblado de Chinchón.

Durante las convivencias de las comunidades árabe y cristiana, esta última empezó a aprender de la musulmana el arte de la destilación, costumbre que se va afianzando más y más entre los habitantes de Chinchón. El clima seco de la comarca y el terreno apropiado ofrecían garantías de producción y adaptación de la vid, por lo que a finales del siglo XVII se generalizan las viñas de Chinchón.

En los fríos meses de invierno, pasadas las vendimias, los orujos serán destilados para obtener de ellos el producto que, redestilado de nuevo con matalahúva (grano de anís), empezó a ser conocido como Aguardiente de Chinchón.

En el siglo XIX su fama llegaría a traspasar las fronteras de España, por lo que en reconocimiento al producto y a su método de elaboración, el Consejo de las Comunidades Europeas otorgó la Denominación Geográfica a Chinchón como anís.

Chinchón: 100% Natural

El proceso de obtención del Anís Chinchón es ancestral y laborioso, y se mima con exquisito cuidado del principio hasta el final.

Los alambiques para la destilación son de cobre electrolítico, un material inerte que evita que ningún olor ni sabor no deseado se añada al destilado final de la carga.

La carga está compuesta por alcohol, agua y matalahúva. La destilación separa el alcohol y los aceites esenciales de la matalahúva, único vegetal aromatizante utilizado en el proceso de destilación. El resultado es un licor de sabor agradable y penetrante, apreciado hace siglos dentro y fuera de nuestras fronteras.

El inimitable sabor de la tradición y el buen hacer. El auténtico, el genuino, el único Chinchón.

Tipo de anís

Anís que procede al 100% de la destilación en alambiques del grano de anís verde o matalahúva. Producto acogido a la Denominación de Geográfica Chinchón, se elabora siguiendo el método tradicional de destilación de Chinchón y empleando exclusivamente ingredientes naturales, obteniendo un producto de muy alta calidad.

Información técnica

Chinchón Dulce 
Olor y sabor limpios, intensos y francos a anís destilado. Dulce y cálido al paladar.
Contenido alcohólico: 35%
Chinchón Seco
Olor y sabor limpios,sin azúcar, intensos y francos a anís destilado.
Contenido alcohólico: 43%
Chinchón Seco Especial
Seco, fuerte, con aroma y sabor francos, limpios e intensos a destilados de anís matalahúva.
Contenido alcohólico: 74%

Remedios populares con el anís

 

1) Estimular las funciones digestivas. Se puede elaborar una infusión con una cucharadita de semillas por taza de agua. Posteriormente, podrá tomar una taza al día. Igualmente, se puede macerar por 6 semanas para tomar una copita de anís dulce después de comer.

2) Flatulencia. En caso de flatulencia, se debe preparar una infusión a base de una cucharada picada de la ramita de anís en una taza de agua y se deberá tomar caliente. Si es en semillas, se hierve media cucharadita en una taza de agua durante 2 ó 3 minutos y se tomará también caliente.

3) Combatir dolor de cabeza. Se debe machacar 8 gramos de anís por un litro de agua hirviendo. Tomar 4 copitas al día.

4) Para acrecentar el flujo de leche. Cocer 4 cucharadas por litro de agua. Hervir unos minutos y aplicar sobre los pechos en compresas o gasas.

Igualmente, para ese mismo propósito se debe mezclar una cucharada de semillas de anís en un litro de agua y se debe hervir durante media hora. Posteriormente, deberá tomarse en un total de 3 tazas al día. En el caso del anís estrellado, se hierven 3 ó 5 en una taza de agua unos 5 minutos y se toma caliente.

5) Combatir el hipo. Se debe tomar una cucharada de anís recién molido con un sorbo de agua.

 

facebook twitter instagram

Print Friendly